fbpx
Ley de Gall

Fecha

La ley de Gall nos dice que un sistema complejo que funciona surge, invariablemente, de un sistema simple que ya funcionaba. Este principio se basa en que los sistemas complejos tienen muchas variables e interdependencias que deben de ordenarse de formas específicas para funcionar.  

La incertidumbre del entorno real es una garantía de que ningún sistema podrá anticiparse a todas las variables. Por eso, los sistemas complejos creados a partir de la nada nunca funcionarán. Fracasarán siempre de la forma más insospechada.  

Imaginemos que queremos diseñar y armar un nuevo automóvil. Si empezáramos de la nada, tendríamos un vehículo lleno de fallas debido a que no hemos prestado atención al funcionamiento de los sistemas simples. Los sistemas simples del auto no funcionan, por eso el sistema completo tampoco lo hace. En cambio, si tenemos en cuenta la Ley de Gall y comenzamos desarrollando sistemas simples que funcionen para que después evolucionen en un sistema complejo, elevaremos de forma exponencial nuestra capacidad de alcanzar la meta.

El ejemplo más llamativo para ilustrar la ley de Gall es la World Wide Web . Se originó como un proyecto CERN local: la organización desarrolló una herramienta para vincular documentos a través de enlaces de hipertexto. Pero con el tiempo, la red se expandió con éxito a una escala global: sus capacidades se expandieron, la estructura se volvió más compleja y «creció» con nuevos protocolos (por ejemplo, HTTPS, que se convirtió en el desarrollo de HTTP).

Otro ejemplo con el que muchos de nosotros vamos a estar familiarizados es el siguiente: ¿Cuántas veces un nuevo becario demasiado ansioso ha señalado «defectos» o «deficiencias» en la organización sin comprender todo el contexto detrás de por qué existen esos defectos? Esto sucede cuando las personas no entienden la mezcla de interdependencias e incentivos que existen dentro de una empresa compleja, y se centran  sólo en una parte del todo. Cuándo esto sucede, es sencillo detectar aparentes “fallas” pues se está examinando una realidad desde un punto de vista o posición fija, sin tener en cuenta el contexto global.

Según Gall, todo emprendedor o innovador que quiera optimizar sus opciones de éxito debe comenzar de la forma más sencilla posible y debe empezar por lo más simple y fácil para poder así tener una visión de los recursos que necesita y las actividades que pueda replicar para, posteriormente, iterar y, poco a poco, ir evolucionando el concepto hasta sistemas más complejos.

 ¿No te recuerda un poco al enfoque Lean startup de Eric Ries? Al final, todo es cuestión de construir, medir, aprender e iterar. ¡Solo así podremos conseguir un product market fit y escalar nuestro negocio!

Aprendizaje:

Si deseas crear un sistema que funcione, el mejor enfoque es crear un sistema simple que cumpla primero con las pruebas de selección actuales del entorno y luego, mejorarlo con el tiempo. Este sistema sencillo, con tiempo e iteración, se convertirá en un sistema complejo que funcione y que generará una innovación plausible.

Ten en cuenta que, algunas veces, no hay sustituto para ser probado en el tiempo cuando se trata de sistemas complejos. Las cosas probadas en el tiempo han estado sujetas a las fuerzas de selección ambiental mientras se diseñan a lo largo de los años y, por lo tanto, es más probable que funcionen, así que no te desesperes, comienza por lo simple y no dejes de iterar. La iteración, a través del análisis de datos  y los resultados, es la clave del éxito.

¡Comparte!
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más
Artículos

© 2020 TOP•E University | Sitio made with by 8&8 Digital

Abrir chat
Top-E University
Hola 🙌🏻

¿Quieres aprender de los mejores líderes de Latam?